martes, 12 de septiembre de 2017

EVANGELIO PARA ANALFABETOS.

Resultado de imagen de EVANGELIOS
¿Los evangelios son tan difíciles de interpretar? ¿No han sido escritos con un lenguaje accesible a todos? 

Ciertamente es así. 

Los evangelios no han sido escritos para ser leídos, sino oídos, dado que la mayor parte de los primeros creyentes eran analfabetos (Hch 4,13). 

Los evangelistas, literatos idóneos de las comunidades cristianas, transmitían sus escritos a otras comunidades donde el lector, persona de cultura expresamente encargada para ello (Ap 1,3) no se limitaba a leer el texto, sino que lo interpretaba y lo explicaba a la gente. 

En un lugar particularmente difícil del evangelio de Marcos, el autor hace expresamente una advertencia: "Que el lector preste atención» (Mc 13,14). 

Naturalmente para vivir en plenitud el mensaje de Jesús es suficiente incluso una lectura no profunda. 

Expresiones como "Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian, bendecid a los que os maldicen, rezad por los que os maltratan. (Le 6,27) no necesitan tanto de explicación cuanto de ser llevadas a la práctica. 


Pero si se quiere comprender -lo que es la anchura y largura, la altura y profundidad- (Ef 3,18) del amor del Padre contenido en la Escritura es necesario un trabajo de investigación. Los evangelistasde hecho no presentan un relato histórico de lo que Jesús realizó, sino una teología de lo que la comunidad puede hacer: no una vida de Jesús, sino su significado en la vida de la comunidad. No hechos extraordinarios para suscitar la admiración en el lector, sino una invitación para continuar la obra de Jesús (Jn 14,12).

No hay comentarios:

Publicar un comentario