martes, 12 de septiembre de 2017

UN MUNDO FASCINANTE.


  


                 Estamos descubriendo con una linterna un mundo fascinante lleno de monstruos o ángeles, según los casos, que nos han tenido siempre aterrados: la rabia por haber hecho algo mal, el desprecio que nos prodigaron los demás, la sorpresa siempre inesperada (a este último respecto no sabíamos siquiera que sin sorpresa no había sorpresa), el amor con ánimo de fusionarse con otros organismos queridos; la felicidad, que ahora sabemos definir como la ausencia de miedo, al igual que la belleza -por fin lo aprendimos- es la ausencia de dolor.

           Las especies que han sobrevivido en el tiempo geológico son las que supeditaron los interes básicos del individuo al cuidado y la supervivencia de su propia especie.Cuando no había otro remedio que elegir entre lo que convenía al individuo, pero debilitaba el soporte de la especie a la que se pertenecía, o bien lo que reclamaba el colectivo social, aunque fuera poniendo cortapisas a la búsqueda de intereses particulares, la opción ganadora siempre fue la misma: la manada, en detrimento aparente de las personas.

         A pesar de la generalización y permanencia del pensamiento pagado de sí mismo, la primera construcción mental de los homínidos fue la que gira en torno a la identidad social y no a la conciencia de uno mismo.


       El primer concepto asimilado fue el de la manada, el conjunto que daba pábulo a la cohesión social. Sólo en una segunda fase aprendimos a seguir contando por el número dos, por nosotros mismos, cuando nos reconocimos como tales mirándonos en el reflejo de las aguas de un río. El líder surgió mucho después de la invención de los seguidores.

7 comentarios:

  1. En verdad no se muy bien que decir pero , lo que esta claro es que aprendimos a vivir en grupo(manada), y poco a pocos nos fuimos preocupando mas por nosotros mismos que por el grupo en sí. Hasta que surge el tonto de turno que según el por el simple hecho de ser mas fuerte tiene que ser el líder , perdona, en la vida no todo es la fuerza sino la inteligencia y el saber vivir por y para los demás y también son tontos los que obedecen, obviamente hoy en día hace falta un gobierno que gobierne y publican unas leyes que se tienen que cumplir ahora ,otra cosa es que tu las cumplas pero bueno, falta mucho por que la humanidad avance.

    Alejandro Carmona Jiménez 1ºB BTO

    ResponderEliminar
  2. Aprendimos a vivir en grupo, pero despues el ser humano buscaba el protagonismo con el liderazgo. Queda mucho para que el mundo avance, pero tenemos que convivir con lo que tenemo

    ResponderEliminar
  3. Plazo expirado para hacer comentarios 11/06/2018

    ResponderEliminar